Home / Virgo / Vida íntima de Virgo

    Los terremotos se suceden unos a otros. Los dolores de estómago, de cabeza y de articulaciones aparecen de improviso. La suciedad parece tomar vida.
    Así de exagerado o quizá un poco menos puede ser un Virgo mentalmente hablando a la hora de pasar a la práctica.
    Claro que Virgo es un signo que practica el sexo, pero por norma general, menos que el resto. Claro que es un signo que desea a las otras personas, pero el suyo puede ser un deseo sexual más mental que físico, pues prefieren deleitarse con la imaginación del “qué pasaría si”… que no poniendo “eso” en práctica.
    También hay otro motivo para esta pasividad: el cansancio. Independientemente de la edad, Virgo se cansa de sólo pensar lo que tiene que hacer y también se desanima, en especial, cuando surgen sus conflictos y comienza a pensar en si sabrá o no estar a la altura de las circunstancias, en si sabrá o no disimular la monotonía del acto sexual, pues incluso las iniciativas, en el caso de producirse, por parte de la otra persona claro, serán siempre dubitativas para el nativo, pudiendo llegar a aterrarle por no saber qué va a pasar y si eso es correcto y normal o no lo es.
    Ciertamente la convivencia sexual con un Virgo es algo que requiere mucha paciencia, mucho trato y mucho tiempo. La clave del éxito, consistiría en avanzar poco a poco, muy lentamente hasta que su mente haya imaginado que desea compartir algo real más allá de las redes neuronales.

    Volver a Signo Virgo



     
     

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.