Home / Virgo / El lado oscuro de Virgo

    Tan admirable como su afán de perfección es su necesidad de cuidar todos los detalles, algo que puede hacer que los virgo sean muy críticos y quisquillosos. Y pueden serlo tanto consigo mismos como con sus semejantes. No es raro que sus exigencias sean tan desmesuradas que antes que inspirar a los demás, les desmotiven. Además, aunque son locuaces y saben expresar sus ideas con claridad, en ocasiones pueden irse por las ramas y prestar demasiada atención a detalles que no la merecen, queriendo decir con ello que en ocasiones pierden la visión panorámica de las cosas. El perfeccionismo también erosiona su confianza, de tal manera que pueden acudir a los demás en busca de aprobación. Pero aun cuando consigan su aprobación son unos individuos tan autocríticos que dudarán tanto del amor como de los elogios que reciban. De hecho, gracias a esta necesidad constante de aprobación puede afirmarse que Virgo es uno de los signos más necesitados del zodiaco.
    Asimismo, es posible que los virgo eviten probar cosas nuevas porque temen cometer errores, cosa que limitará en gran medida sus experiencias y reforzará su reputación de personas cerradas o de miras estrechas. También exhiben un desagradable aire de santurronería, y los demás las consideran implacables por su tendencia a desdeñar las críticas. A su tendencia a creer que siempre tienen razón y que nadie sabe hacer las cosas mejor que ellos, hay que sumar una cierta mojigatería. Así las cosas, condenarán todo aquello que no cumpla con sus elevados niveles de sanidad y exigencia. No obstante, y para mayor ironía, rara vez aplicarán una doble moral toda vez que los virgo sienten una atracción secreta hacia el voyeurismo o el lado sórdido de la vida.

    Volver a Signo Virgo



     
     

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.