Home / Tu fecha de cumpleaños / Signo Capricornio: nacidos el 10 de Enero

    Planeta regente de Capricornio: Saturno

    Este día, el primero del año con doble dígito, da una fuerza muy especial a sus habitantes—algo comprendido a grandes rasgos por los ocupantes del mismo—y les da la posibilidad de impresionar casi de inmediato a los demás.

    Pasar desapercibido no es lo tuyo, ni tampoco debe serlo. Posiblemente te cueste trabajo desarrollar para dominar este don, porque es algo que tienen que ganarse, no simplemente amaestrar. Es un merecido cósmico. Creer en el famoso sí se puede es algo que necesitas sentir, aprender y usar para alcanzar tus metas. Y tus metas, por haber nacido este día, sí se alcanzan, (toda proporción guardada).

    Todo Capricornio necesita saber que para su enloquecido corazón, donde hay fé, habrá manera. Esto, guárdalo como un secreto personal, pero conocido es que el signo, el décimo del Zodíaco, tiene a Saturno a su lado como regente, y esto los hace difícil de amar. La causa es que además de que te cuesta trabajo entregarte (en todos los sentidos de la palabra), también aparentas ser algo inaccesible, aun cuando te derrites de amor.

    Esto no significa por ningún motivo que no puedas vivir grandes pasiones, pero sí significa que a menudo tu mensaje no es el que conviene. Necesitas explicarte suavemente y mejorar ese don que se llama dulzura.

    En el tema de la salud, con cierta frecuencia Capricornio tarda en darse cuenta que realmente no se siente bien. Suelen repetir no pasa nada, pero debes saber reconocer cuando tu cuerpo te manda señales. Inclusive, serías capaz de creer que sabes más que tu mismo doctor. Permiso te dan los astros para ser competitivo, pero no con tu misma persona por favor. Organizarte y organizar tu mundo es algo que te va bien.

    Controlar tus propias finanzas es importantísimo, porque con seguridad financiera llenas un 75% de tus metas personales. Si te fijas, esas metas están bien relacionadas con las demás. Es de suma importancia que aprendas a meter en cintura tu impaciencia.

    Debes permitirte despertar, casi todos los días, preparada o preparado para afrontarlo todo. Y, si te sientes debilitado para lo mismo, respira hondo y profundo para volver a tu estado normal, que es hacer el intento para estar repleto de tu gran fuerza personal, prosperar y, por supuesto, bien amar.

    Pocos lo han dicho mejor: “Es cuando das de ti que verdaderamente das”. Tus reservas íntimas son enormes y si lograras dominarlas, usarlas, reconocerlas, no solamente podrías sobreponerte a lo que la vida te pone en el camino, sino que lo harías con una gran dosis de talento, y finalmente sabrías cómo ayudar y consolar a quien lo necesita.

    Capricornio