Home / Piscis / ¿Cómo es Piscis?

    Signo Piscis
    Piscis es otro de los signos con doble personalidad del Zodíaco y desconcierta a quienes se relacionan con sus nativos. Por momentos eres una persona simpática, alegre y que avanza por la vida sin tapujos y luego te ves como alguien muy tímido, inundado por dudas y preocupaciones sobre temas propios y ajenos. Estos cambios que coexisten en tu personalidad te llevan a dudar acerca de tu verdadero carácter.

    Esas son las dos características contradictorias que marcan tu forma de ser y comportarte. Eres una persona muy sensible, soñadora y poco realista. Reconoces los problemas pero te cuesta mucho enfrentarlos y entrar en acción para comenzar a solucionarlos. Por eso es que optas por la solución más simple, cedes tu opinión o posición ante la de los demás. Esto sucede por la falta de confianza que tienes en ti mismo.

    En los momentos en que piensas que quienes te rodean pueden llegar a actuar de mala fe y aprovecharse de tu estado de incertidumbre, sucede algo extraordinario pero a su vez pasajero, una agudísima inteligencia se convierte en tu principal virtud, se combina con una desarrollada intuición que te dicta, con precisión, lo que tienes que hacer y decir. Justamente, serán tus palabras las que decidan, porque en ellas estarán resumidos irrefutables conocimientos sobre filosofía, ética y lógica.

    Cuando esa ráfaga de genialidad pasa, vuelves a ser la persona dubitativa, inestable e incapaz de cruzar sus propias barreras mentales. Lamentablemente, los demás perciben ese cambio y pueden utilizar tu vulnerabilidad a su favor.

    Eres una persona que dedica bastante tiempo a sus propios pensamientos y vida interior. Durante estos lapsos, tu aislamiento es tal que nadie puede interferir o entrar en contacto contigo, por lo que tu vida íntima causa mucha intriga. Muchas veces ese confinamiento se debe a que estás elaborando proyectos que llegaron a tu cabeza por casualidad y que luego jamás concretarás, pero los piensas al detalle y calculas todas sus posibilidades y potencialidad.

    Así como eres en la vida cotidiana, así por supuesto también eres en tu ámbito laboral. Una inteligente manera de que alguien consiga tu completa entrega y colaboración es con el simple hecho de pedirte ayuda. Porque justamente lo que no te gusta es tener la obligación de trabajar pero, en cambio, no tienes ningún problema en colaborar con lo que el resto necesite.

    Eres capaz de no comer, y tampoco dormir, hasta que termines de ayudarlos a concretar sus tareas. De esa manera es que vives la mayor parte de tu vida sin tomar plena conciencia de que eres una persona muy trabajadora y que podrías aprovechar esa realidad en beneficio propio.

    Económicamente hablando, no tienes muchas ambiciones. Sueles adaptarte bien a tus posibilidades y no pretendes mucho más de lo que realmente necesitas para vivir. Lo que sí te preocupa, y mucho, es el miedo a que no puedas cubrir dichas necesidades.

    Aunque eres consciente de que tienes muchos recursos para poder ganar dinero, te aterra la posibilidad de que puedas quedarte sin nada, y sobre todo temes por el tiempo que puedas tardar en conseguir nuevas fuentes de ingresos. Si te sobra algo después de cubrir tu modesto presupuesto, no es raro que lo destines a ayudar a las personas que más lo necesitan.

    En cuanto a tu salud, no debes temer nada grave. Puedes conseguir una edad muy avanzada si te cuidas en tiempo y forma. Aparentas menos edad de la que realmente tienes y esto es, por supuesto, una noticia alentadora. Si aprendes a controlarte, tu salud te lo va a agradecer, ya que tu debilidad es no resistirte a excesos de todo tipo.

    En el campo del amor, lo más complicado es pasar la primera etapa, la de decidir si la otra persona que te interesa es con la que estarás el resto de tu vida. Al ser una persona muy sensible, afectuosa y sincera, te da miedo comprometerte con alguien que no reúna tus mismas cualidades.

    Por eso es que te cuesta tanto decidir. Después de una exhaustiva evaluación de los puntos a favor y los que no te gustan tanto, finalmente terminas por convencerte de lo que quieres, tu sentido de la fidelidad sale a la luz y tu amor se convierte en eterno. Tu generosidad eliminará completamente cualquier nuevo defecto que pudieras detectar en tu pareja.