Home / Libra / Libra y el Amor

    Los nacidos bajo el signo Libra tienen problemas para atraer a sus parejas o amigos y generalmente están rodeados por una corte de admiradores.
    Generosos por naturaleza, a los Libra les encanta compartir y escuchar a los demás. Su gran talento para la amistad les sirve para tener amigos de todas las procedencias pero, precisamente por su buen corazón y su naturaleza des-prendida, a veces carecen de sentido del humor.
    Por lo que respecta a los asuntos del corazón, Libra sólo se siente plenamente satisfecho cuando disfruta de una relación sentimental gratificante. Su indecisión característica no suele expresarse con todo su potencial en las relaciones amorosas.
    Pueden ser románticos e impulsivos, y son capaces de tomar decisiones sobre aquello que necesitan incorporar a su vida. Curiosamente, en las relaciones de pareja no es extraño que sean ellos quienes provoquen las discusiones, algo sorprendente dada su naturaleza pacífica y conciliadora. Cabe señalar que todo esto está diseñado para probar el amor de su pareja, una estrategia muy peligrosa que a veces resulta contraproducente.

    Libra y la vida en pareja

    Libra es un signo muy proclive a solidificar una relación estable con otra pareja. Libra como buena balanza que es, no quiere picotear mucho tiempo de flor en flor y huye de lo esporádico como de la peste, pues no le gustan los coqueteos porque sí.
    Recordemos que es en los Libra donde se da el porcentaje más bajo de solteros y solteras, por lo tanto estamos ante un signo que hace del amor un camino y que por otra parte teme, más que ningún otro signo del Zodíaco, la soledad, y esto se convierte en un aspecto esencial para entablar relaciones duraderas con otras personas en especial del sexo contrario.
    En el aspecto de la búsqueda de lo duradero existe una peligrosidad para los nativos del signo, que muchas veces para no perder lo que tienen, pueden convertirse en conformistas, incluso si su relación de pareja les perjudica en momentos puntuales.
    Por otra parte los afectados por este signo son propensos a crearse relaciones y dependencias con otras personas, lo que vuelve a reafirmar esa necesidad de estabilidad en la relación de pareja que también representa una gran fidelidad.
    Para poder llevar una buena vida de pareja con un Libra no hay que realizar grandes proezas, bastará con mantener siempre una línea constructiva en la relación, una línea creativa y de entendimiento, con poca discusión, demostrando a su persona que siempre está abierto al diálogo y al entendimiento.

    Libra, el matrimonio y la convivencia

    En el hogar los Libra se muestran tal cual son, creando una armonía arrolladora allí por donde pasan, buscando haya paz y buen entendimiento.
    Una vez se casa, procura que los diálogos y las charlas se sucedan continuamente y se puede convertir casi en el confesor de su pareja, sin perder por ello la objetividad que le tiene que dar su papel de consorte. Por eso cuando accedemos a un hogar en el que la armonía y serenidad impera, con toda seguridad, se trata de una casa liderada por un Libra.
    Los portadores de este signo también tratan de ser muy sociables y conciliadores con sus hijos. Si hay disputas familiares tienden rápidamente a equilibrar los problemas, pero su actuación no será como gran padre o madre, sino como una persona que independientemente del sexo pueda afrontar los dos papeles, pues ellos lo consideran necesario para mantener su gran armonía.
    La necesidad de no estar solos crea en los Libra una tendencia a tener rápidamente descendencia, a poder ser abundante. Cuando aparecen los hijos, los Libra se vuelcan en educarlos dentro de una no violencia y un gran sentido de la justicia. Es difícil que chillen o griten a sus hijos y que les den órdenes imperativas, mas bien al contrario, siempre buscarán el razonamiento. Por estos motivos evitarán a toda costa cualquier conflicto familiar derivado de los mismos.
    Una de las obsesiones de los Libra es ver casados rápidamente a sus hijos para disfrutar de los nietos que la vida les pueda conceder.

    Vida íntima de Libra

    A Libra le va un sexo dulce y tranquilo. No podemos decir que estemos ante un signo de promiscuidad, -a pesar de su necesidad de tener siempre compañía-, por eso en el lecho amatorio, Libra buscará la charla, el deleite y la duración del encuentro, pues para ellos el sexo es algo muy importante siempre y cuando sea bien entendido.
    Difícilmente veremos a un Libra accediendo a según qué costumbres sexuales, ello no quiere decir que sean pasivos ni desinteresados, al contrario procurarán contentar al máximo a su pareja, incluso cuando no les apetezca demasiado, sin embargo esta sumisión deberá ser bien entendida, pues si un Libra se ve simplemente como un objeto de deseo es muy posible que se enfade.
    Si lo que buscamos es tener una relación sexual satisfactoria con Libra deberemos proponer antes de hacer, que no pedir, pues pensemos que una propuesta le permite a Libra evaluar y aclarar conceptos, por el contrario, una petición puede ser un sinónimo de obligatoriedad dada la característica del signo.
    Por eso en el lecho de amor, hay que buscar una armonía, tanto en la forma como en el fondo y en especial buscar un tiempo. En este caso no se trata de lentitud, sino de que cada momento sea disfrutado como si fuera el último.
    De igual forma es importante no pedir demasiada acción a un Libra ni demasiada movilidad, lo bueno sería adaptar el ritmo de la acción a las propias necesidades temporales del signo.

    Volver a Signo Libra




     
     

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *