Neptuno

Simboliza sensibilidad, fantasía, espiritualidad, creatividad, lo inconsciente, fusión y disolución.

Su dominio es el de la imaginación y la intuición, la sensibilidad casi clarividente para captarlo todo. Es, también, un planeta que promueve cambios, dado que genera «disolución», destruye de modo erosivo, lento y paulatino.

El desorden psíquico y la huida de la realidad forman parte de su mundo, así como la inspiración y el arte. Por eso, puede generar confusión, engaños, dependencia.

Como regente de Piscis

Le aporta: Sensibilidad y percepción. Creatividad, aptitud y talento para la música y las artes plásticas. Cambios anímicos.

Capacidad de ilusionarse y fantasear. Tendencia a la falta de límites y a los excesos, a la huida de la realidad. Capacidad de amor, de unión mística, de entrega absoluta y sacrificio por el otro.

Volver a Los 10 planetas de la astrología

Volver a Astrología