Home / Astrología / Los signos y sus afectos

    Los afectos y los Signos del Zodiaco
    Si hay un aspecto central de la vida cotidiana en que la Astrología puede ser muy útil es en el de la psicología práctica, es decir, en comunicarnos de un modo sencillo, cómo es el temperamento y el carácter de cada nativo, sobre todo, con los demás.
    Dentro del entorno social y afectivo, la familia ocupa un lugar fundamental, por lo que será, sobre todo, en este ámbito, donde es fácil saber cómo puede reaccionar cada signo, qué le gusta y qué no, cuál es su forma de actuar como figura paterna o materna, o bien, qué tan protector en sus relaciones afectivas con quienes más quiere.
    Sean familia, amigos, pareja, hijos, sobrinos o nietos, todos tenemos una misma forma de tratar a nuestros afectos y los astros influyen directamente en ese comportamiento.

    Aries y los afectos

    Los nativos de Aries aman profundamente y son muy apasionados.
    Su punto débil: tienen un mal carácter famoso que, cuando se enojan, les hace decir cosas, muchas veces, crueles, de las cuales se arrepienten inmediatamente.
    Su temperamento impulsivo y agresivo es el peor consejero en sus relaciones.
    En segundo lugar, pecan de autoritarios y egocéntricos, por lo que, quienes se relacionen con ellos tienen que hacerse respetar desde el vamos.
    Sus puntos fuertes: de sentimientos nobles, siempre defenderán a quienes quieren.

    Tauro y los afectos

    Tauro es un signo protector de sus afectos por excelencia, Tauro no tendrá muchos problemas en familia.
    Le encanta estar en el hogar y con los suyos, arreglar cosas en su casa, dedicarse a cuidar a quienes más quiere y disfrutar de la alegría que les proveen las cosas más sencillas de la vida.
    Ejemplos: una buena comida, la charla de sobremesa, el abrazo oportuno, el cariño. Tauro es fiel, será siempre leal desde el corazón con quienes más quiere.
    A cambio, pedirá respeto -es un poco conservador y rígido en su forma de amar- y cariño. Un beso o una caricia lo harán cambiar de parecer fácilmente.
    Siempre protegerá a quienes ama. Hay que ponerle límites cuando se enoja sin necesidad o ante sus ataques posesivos.

    Géminis y los afectos

    Si bien le cuesta comprometerse, una vez que Géminis da el «sí» no habrá marcha atrás.
    Géminis defiende a su familia y cuenta con grandes dotes a la hora de relacionarse. Es razonable afectivamente y no hará nada impetuoso sin pensarlo bien antes.
    Manifiesta enorme racionalidad y ponderación en sus vínculos, por lo que ponerse de acuerdo con él será siempre posible.
    Algo caprichoso a veces, dubitativo, otras, o melancólico en determinados momentos, los Géminis saben amar y construir lazos duraderos con todos sus afectos.
    Disfrutan mucho haciendo compartir a su familia de los otros vínculos que mantienen y, a la inversa, reservándose su cuota de individualidad cuando la necesitan. Quien los entienda, ganará su favor.

    Cáncer y los afectos

    Cáncer es un signo protector por naturaleza, Cáncer no vive si no es «con» y «en» familia.
    A los Cáncer les encanta disfrutar de todo lo que forme parte de ella. Ya se trate de la decoración del hogar, el cuidado de los niños, el resguardo de los mayores que necesitan su ayuda. Cáncer siempre está cuando se lo necesita y ama profundamente.
    Por otra parte, si bien puede ser susceptible, su amor está lleno de racionalidad, da lo mejor de sí y espera lo mismo a cambio, por lo que sus relaciones afectivas tienden a ser equilibradas. Su punto flojo es su sensibilidad.
    Sentirse bien o mal va al ritmo de un estado de ánimo notoriamente cambiante, dada la influencia que la Luna -su regente- ejerce sobre ellos.

    Leo y los afectos

    Leo es un signo noble de corazón, da mucha importancia a la familia y a todas las personas a las que quiere mucho, no importa la relación que mantenga con ellas.
    Será siempre leal al cariño que recibe y a los lazos de sangre que lo unen a otras personas, excepto que se produzca una gran decepción o que uno hiera su consabido orgullo.
    En este caso, Leo también es capaz de no dirigirnos la palabra si nos hubiéramos peleado. Buen padre y madre, cuidará y protegerá mucho a los pequeños.
    Divertido, sabrá entretener a quienes más quiere. El afecto y la lealtad profunda son las mejores formas de lograr que Leo esté siempre cerca nuestro.

    Virgo y los afectos

    Si hay algo que Virgo tiene en claro son sus obligaciones familiares. La utilidad, la reciprocidad, el amor profundo traducido en acciones concretas son las claves del querer de este signo de alto sentido de la responsabilidad.
    Virgo no deja de amar, quizá, en algunos casos no sepa hacerlo, pero, por lo general, es uno de los signos más conscientes de las necesidades ajenas, las cuales busca saciar en todo momento y de la mejor manera.
    Eso sí, se pondrá como una furia si no son fieles y respetuosos con él. A pesar de ser inseguro y algo tímido, su enojo es de temer cuando se desencadena y puede adoptar fácilmente la forma del rencor, lo que terminará por dañar sus vínculos de pareja.
    Buen padre o madre, es difícil que se olvide de quien necesita de él.

    Libra y los afectos

    Libra es un signo flexible, abierto, inteligente, divertido y muy afectivo.
    Necesita que sus afectos lo rodeen, que lo quieran y él poder amarlos á ellos, con libertad y en armonía. Detesta el conflicto, por lo que hará lo imposible para evitarlo.
    Tampoco le gusta estar solo, así que pondrá gran esfuerzo en rescatar siempre la mejor parte de sus vínculos, por difíciles que sean.
    Es muy sensible, valora la estima que lo une a los demás, aunque es posible que en algún caso priorice también sus necesidades, dado que el orgullo y el egoísmo no le son ajenos. Sabrá comprender, cuidar y disfrutar, junto a los más pequeños.

    Escorpio y los afectos

    A pesar de su fama de signo cruel y duro con sus afectos, Escorpio tiene un sentido elevado de la familia. Sin embargo, no evitará pelearse si tiene que hacerlo, ni cederá en sus pretensiones personales frente a quienes más quiere.
    Ama profundamente, el problema es que, muchas veces, ese amor es su propio punto débil.
    Posesivo y celoso, no lo es sólo de su pareja, sino también de sus hijos y de todos aquellos que considere seres muy cercanos. Lo mejor de este signo: su enorme capacidad de compromiso, sacrificio y sentido del deber. Luchará por quienes quiere y los defenderá como una fiera frente a cualquiera que intente dañarlos.
    A cambio, necesita apoyo y afecto, porque también tiende a la melancolía. Le encanta el sentido del humor, ésa puede ser su ayuda en los peores momentos.

    Sagitario y los afectos

    Sagitario puede dejar que el mundo se caiga con tal de que sus hijos la pasen bien durante un rato, de ahí que tenga fama de ser algo anárquico en familia o de carecer del sentido de los horarios y las reglas.
    Sin embargo, no es tan así. El Centauro es un signo profundo, pero a la vez, alegre. Le gusta pasarla bien por lo que hace el mejor honor a esa energía interior que posee.
    Los sagitarianos tienen un enorme sentido de la familia y sus afectos íntimos, sean padres, hijos u otras personas cercanas, serán los más importantes de su vida, incluso, a veces, por sobre su propia pareja.
    Saben cuidar a los más pequeños, aunque parezca que les dan demasiada libertad.

    Capricornio y los afectos

    Capricornio es uno de los signos más serios y responsables por lo que se refiere a sus afectos.
    Trabajará y se esforzará duro por dar a quienes más quiere lo mejor. Signo proveedor por naturaleza, tiene en claro que el cuidado supone toda una serie de obligaciones y disfrute material.
    Su punto débil radica en su dificultad para comunicar lo que siente. A cambio, transmite gran seguridad, dado que todo lo que anida en lo más profundo de su corazón es sólido como una roca. Como contrapartida, no hay que fallarle, no perdonará fácilmente.

    Acuario y los afectos

    Aunque parezca un poco extravagante, Acuario es un signo muy fiel y leal a sus afectos más profundos, por los que siente verdadera devoción.
    Eso sí, no permitirá que coarten su libertad o que su familia le exija el abandono de otros seres queridos, amigos y entorno social.
    Lo que en verdad les gusta es ser feliz junto a los suyos, pero, a la vez, hacer que el mundo entero, si pueden, también lo sea junto a ellos. No les gusta disfrutar sin los demás y, sobre todo, si la gente afín no participa del goce. Saben cuidar, pero lo hacen de un modo especial. Imponerse y dictar órdenes no es lo suyo.

    Piscis y los afectos

    Piscis es el signo de la sensibilidad y el sacrificio, por lo que sabe cuidar a otros y estará siempre pendiente de las necesidades de quienes más quiere.
    El problema es, a veces, el contrario, que se exceda y se olvide de sí mismo. De ahí pueden surgir otros síntomas, que tampoco ayudarán a sus relaciones afectivas.
    Por ejemplo, la dependencia o el soportar innecesariamente vínculos que no merecen la calidad de tales, sólo por hacer gala de un amor mal entendido. Piscis cuida, pero también necesita que lo cuiden y sabrá exigirlo en algún momento. Algo disperso, es capaz, sin embargo, organizarse y exigir cuáles son las prioridades que su familia debe respetar.




     
     

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *